Derechos Sexuales y Reproductivos
banner_lateral4.jpg

Mis Derechos Sexuales y Reproductivos

Los derechos sexuales y reproductivos son los derechos humanos interpretados desde la sexualidad y la reproducción. Nos ofrecen la posibilidad a mujeres y hombres de tomar decisiones libres sobre nuestro propio cuerpo y vida.

Son parte inseparable del derecho a la salud y de los derechos humanos. Su finalidad es que todas las personas puedan vivir libres de discriminación, riesgos, amenazas, coerciones y violencia en el campo de la sexualidad y de la reproducción.

 

Derechos sexuales

Derecho humano a decidir acerca de su sexualidad, incluyendo las relaciones sexuales con responsabilidad, sin coacción, discriminación y sin violencia.

 

 

Derecho a la intimidad personal y a la vida privada Este involucra el derecho a tomar decisiones y a comportarnos de manera individual en el ámbito de nuestra intimidad, recordando que no deben interferir con los derechos sexuales de otras personas. Este derecho protege nuestra vida privada. La intimidad es el espacio de nuestro cuerpo y nuestra mente a los cuales nadie puede acceder sin nuestro consentimiento. Todos y todas tenemos derecho a decidir quién entra en el espacio de nuestra intimidad.

 

Derecho explorar y a disfrutar de una vida sexual y placenteraSin temores, vergüenzas, prejuicios, inhibiciones, culpas, creencias infundadas y otros factores que impidan la libre expresión de los derechos sexuales y la plenitud sexual. Este derecho nos da libertad para indagar alrededor de nuestras preferencias, cuidando siempre de no dañar a otras personas.

 

Derecho a la libertadTodas las personas tenemos derecho a decidir libre y responsablemente y según nuestra propia conciencia, sobre el ejercicio de nuestra sexualidad y nuestra fecundidad.

 

Derecho explorar y a disfrutar de una vida sexual y placenteraSin temores, vergüenzas, prejuicios, inhibiciones, culpas, creencias infundadas y otros factores que impidan la libre expresión de los derechos sexuales y la plenitud sexual. Este derecho nos da libertad para indagar alrededor de nuestras preferencias, cuidando siempre de no dañar a otras personas.

 

Derecho a la libertadTodas las personas tenemos derecho a decidir libre y responsablemente y según nuestra propia conciencia, sobre el ejercicio de nuestra sexualidad y nuestra fecundidad.

Derechos reproductivos

Incluyen los derechos que tienen las personas a tomar decisiones libres e informadas sobre su sexual y reproductiva.

Son parte integrante de los derechos humanos fundamentales y han sido reconocidos por el Estado de Nicaragua en leyes nacionales, políticas y planes públicos, decretos y normativas ministeriales. También en tratados y convenios internacionales de derechos humanos suscritos por el país.

Derecho a la atención y la protección de la saludTodas y todos tenemos derecho a servicios integrales para cuidar nuestra salud sexual y reproductiva, éstos deben garantizarnos seguridad, privacidad, confidencialidad y trato digno.


Derecho a la igualdad y a la no discriminaciónMujeres y hombres somos iguales ante la ley, por tanto, tenemos derecho a las mismas oportunidades para desarrollar plenamente nuestras capacidades personales y sociales. Incluye el derecho a no ser discriminado por pertenecer a algún pueblo indígena o comunidad étnica, nuestro sexo, nuestra edad, condición de VIH, orientación sexual u otra condición que nos haga parecer diferente.

 

Derecho de las mujeres a no ser rechazadas en las escuelas o en el trabajo por estar embarazadasEl embarazo no puede ser una razón de discriminación. Nuestra familia puede apoyarnos para gestionar que podamos permanecer en la escuela estando embarazadas, podemos conversar sobre estos temas con nuestras compañeras y compañeros para sensibilizarles antes de que se identifiquen compañeras embarazadas.  Tampoco en el trabajo pueden echarte por estar embarazada, es más el código laboral te protege.

Derecho a la atención y la protección de la saludTodas y todos tenemos derecho a servicios integrales para cuidar nuestra salud sexual y reproductiva, éstos deben garantizarnos seguridad, privacidad, confidencialidad y trato digno.


Derecho a la igualdad y a la no discriminaciónMujeres y hombres somos iguales ante la ley, por tanto, tenemos derecho a las mismas oportunidades para desarrollar plenamente nuestras capacidades personales y sociales. Incluye el derecho a no ser discriminado por pertenecer a algún pueblo indígena o comunidad étnica, nuestro sexo, nuestra edad, condición de VIH, orientación sexual u otra condición que nos haga parecer diferente.
  
Derecho de las mujeres a no ser rechazadas en las escuelas o en el trabajo por estar embarazadasEl embarazo no puede ser una razón de discriminación. Nuestra familia puede apoyarnos para gestionar que podamos permanecer en la escuela estando embarazadas, podemos conversar sobre estos temas con nuestras compañeras y compañeros para sensibilizarles antes de que se identifiquen compañeras embarazadas.  Tampoco en el trabajo pueden echarte por estar embarazada, es más el código laboral te protege.

 

La salud sexual y reproductiva

Es un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo, sus funciones y procesos.

 

Es vista como parte integrante del desarrollo humano, vinculada con los derechos sexuales y reproductivos, el medio ambiente, la población y el desarrollo, y contempla las actividades para promover y mantener una sexualidad sana, basada en conductas y estilos de vida saludables y procesos educativos que posibiliten un desarrollo biológico, psicológico y socio cultural adecuado, de salud y de vida.

  

El Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomendó a la Asamblea General, en agosto de 2006, la incorporación del acceso universal a la salud reproductiva en las metas para el desarrollo a cumplirse en el año 2015.